RADIOMETRÍA FOTOTÉRMICA INFRARROJA PULSADA (RFIP)

La técnica de pulsos de calor, fue desarrollada para la medición de la difusividad térmica en materiales sólidos. Se basa en el uso de calor de corta duración, para producir un gradiente térmico inicial en el material. Originalmente se usaban termopares para medir la temperatura en ambas caras de la muestra, sin embargo debido a su lenta respuesta y dificultad en obtener un buen contacto con los materiales, fueron sustituidos por fotodetectores. Con estas técnicas en principio se pueden determinar en principio los parámetros físicos tales como la difusividad térmica, capacidad calorífica, y conductividad térmica que pueden ser obtenidos, analizando la forma de la curva temperatura-tiempo.

La modalidad de las mediciones pulsadas sin hacer contacto, fue desarrollada originalmente por Deem y Wood esta técnica permitirá estudiar materiales en condiciones  difíciles  como en el vacío, a alta presión, elevada temperatura, y en otros  ambientes hostiles. Además dado  que el tiempo de respuesta del detector infrarrojo es usualmente mucho más rápido que los termómetros, los datos  pueden ser obtenidos en cuestión de milisegundos.

Sin embargo, puede ser muy compleja, pues depende de la forma y duración de los pulsos. La geometría de los materiales influye de manera importante y los modelos presentan, en general, dificultades para su aplicación.

Regresar